15 fevereiro 2007

"La Doce es Harvard"

Saiu ontem no Olé:

Colegio de animales
Los barras encontraron otro nicho: enseñan sus métodos violentos a los ultras de México y Colombia, y cobran en dólares. El tema está en la mira de los gobiernos.


En México están alarmados. La centenaria y famosa convivencia pacífica entre hinchas de distintos clubes se terminó. Y la escalada de violencia llegó a tal punto que la Federación Mexicana de Fútbol decidió tomar medidas urgentes, entre ellas la clausura de estadios y un registro de hinchas violentos. "Se busca que el fútbol vuelva a ser familiar, como hasta hace poco tiempo", declaró el secretario de la FMF, Decio de María.

En Colombia están alarmados. Las peleas entre las barras cobraron en los dos últimos años una violencia y una inteligencia organizativa inusual. Lo que eran pequeñas riñas pasaron a ser guerras generalizadas dentro y fuera de los estadios, con emboscadas en las carreteras que unen Cali con Medellín.

En Argentina están alarmados, pero no sorprendidos. Según informes que manejan en Seguridad en Espectáculos Futbolísticos y en la Policía Federal, nuestros barras encontraron un nuevo nicho para hacer negocios con la violencia: exportar sus métodos a Latinoamérica. Así, asesoraron y armaron barras de equipos de México y Colombia, tanto en la faz organizativa como en la musical. Les enseñaron cómo recaudar fondos producto de la extorsión a las dirigencias y los planteles, cómo obtener ganancias de las reventas de entradas y la forma de cobrar peaje a los vendedores informales de merchandising. Y la maestría en barrabrava no sale gratis: se cobra en dólares.

"El año pasado hubo un congreso sobre violencia en el fútbol en Pachuca y otro en Cali. Ahí fue cuando nos enteramos de la problemática y la gente de seguridad de esos países nos pusieron al tanto de lo que estaba ocurriendo", le confirmó a Olé un hombre del Gobierno. "Nos mostraron fotos de un partido en Colombia donde mezclados con las barras había argentinos con camisetas de Chacarita, Boca y River dándoles órdenes y explicándoles logística de cancha".

El aumento de los índices de violencia en ambos países demuestra que los alumnos aprobaron la materia. El año pasado, Di Zeo había admitido que asesoraban a ultras del exterior. "La Doce, para los barras de todo el mundo, es Harvard. Vienen acá a aprender", afirmó mientras mostraba a cámara al supuesto jefe de una barra española.

Los estudiantes más aventajados resultaron ser los de Pumas, Tigres y América en México, y los equipos de Cali en Colombia. De hecho, el jefe de Pumas, apodado Nariz, estuvo dos veces en Buenos Aires parando en el hotel Intercontinental y aprendiendo in situ con la gente de Boca. Una vez hecho el intercambio en presencia, el asesoramiento continúa vía Internet, donde hasta les mandan canciones de cancha en formato mp3 con la música que se escucha aquí, pero con letras adaptadas para cada realidad. Eso provocó un problema adicional. Cuando los Auténticos Decadentes tocaron en Monterrey, los hinchas de los Rayados cantaban con letra de cancha y los de Tigres, también. Se agarraron y el recital se suspendió. Bizarro, ¿no? Sí, pero real.

3 comentários:

darkness disse...

resolveu terceirizar todos os textos do blog agora???

vitor disse...

la12 é piada
só tem boliviano.
é q lá como cá a imprensa faz certas torcidas

Filipe disse...

La globalización, Palestrino?
Incrível como é tudo igual: "Se busca que el fútbol vuelva a ser familiar, como hasta hace poco tiempo". Vai na numerada, porra. teu lugar é lá.
Aliás, desde quando futebol é para "família" assistir? Não basta o sofá de casa, querem a nossa arquibancada também? Não basta esse sofá que trouxe o câncer da emissora, da qual dependem os "dirigentes" sanguessugas, que fizeram dos clubes dependentes dessa armadilha nefasta?
Ninguém parece olhar para 1900, para perceber que a "VIOLÊNCIA" faz parte do futebol...
É só pegar a memória de clubes "finos", como o SPAC ou o Paulistano. Quebrava o maior pau, mas as aparências eram mantidas nos verbetes em inglês... goalkeeper, corner, foul, etc...
Neguinho quebrava a perna, e não saia no jornal, pois esses clubes eram os mesmos que promoviam o chá das cinco para as madames. Neguinho quebrava o nariz, mas o nome do clube não podia ter nada a ver com isso.
E os barrabrabas "exportam" o modo de torcer, e como é uma atividade rentável, os "negocistas" e "dinheiristas" tem que eliminar a "concorrência"... Os barras não podem ganhar mais dinheiro que a merda de jornalzinho, senão queima o filme.